Francis Bacon afirmaba que el sentido del humor consuela al ser humano. Lo respaldaba, en cierta forma, Sigmund Freud con su concepción de que el humor es la manifestación más elevada de los mecanismos de adaptación del individuo. Y en esta reunión de debate intelectual sobre lo humorístico, remataba William James que el sentido del humor es simplemente el sentido común bailando. Tranquilamente, podría haber sido esta tríada la que presentara el nuevo lanzamiento de Netflix como un especial con mirada cómica y retrospectiva del año que todxs queremos que llegue a su fin.

Si algo hay que reconocerles a Charlie Brooker y Annabel Jones -más allá de las críticas en alza que caen sobre ellxs, año tras año, luego de cada nuevo episodio de Black Mirror– es que siempre consiguen hacernos repensar el presente, cuando no el futuro, que se vislumbra cada vez menos lejano. En este caso, a través de lo humorístico, a modo de consuelo ante la distopía mundial que ni ellxs se animaron a imaginar, pero también como forma de situarnos ante una nueva normalidad que nos exige adaptación continua, pese a que el sentido común parece ser cada vez más impredecible.

Desde la ironía, protagonista indiscutida en el límite entre ficción y realidad, Death to 2020 se nos presenta como un falso documental que se avoca a resumir, desde lo cómico -pero no por eso menos aterrador- los eventos más destacados de este año pandémico. Bajo la perspectiva de sus creadorxs, claro está.

Is Death To 2020 A New Black Mirror Movie? Connections Explained

Es en dicho punto donde puede hacerse una primera crítica al largometraje de Broke and Bones Company ya que, como suele ocurrir en las producciones estadounidenses, gran parte de la trama gira en torno a USA, lo que puede resultarnos indignante siendo que la pandemia, desde su significado léxico, se trató de un hecho a nivel mundial, aunque cobra sentido si analizamos la disputa de poder que se dio entre las potencias económicas durante todo el 2020. Asimismo, más enervante aún se vuelve el documental para lxs espectadorxs latinoamericanxs, dado que nuestro continente no es siquiera mencionado en la hora y cuarto de duración de la película, o incluso para el resto de los países que exceden las fronteras de Estados Unidos, Reino Unido y China -siendo estos últimos dos invitados de lujo a la ceremonia exclusiva de yankeelandia.

Actores y actrices imponentes que representan prototipos de ciudadanxs pertenecientes a distintos sectores socioculturales, imágenes tomadas de archivos históricos y mediáticos, y cierto sesgo de crítica que se puede leer en las entrelíneas que conforman los guiones de los falsos entrevistadxs son los puntos a favor de este documental que juega, incluso, a desafiar los cánones del propio género, invirtiendo los significados de sus partes constitutivas y sus ansias de veracidad; sobre todo teniendo en cuenta el predominio de las versiones y las múltiples verdades que conflueyon a lo largo de este año plagado de sucesos vueltos noticia bajo distintas perspectivas políticas.

Death To 2020 Trailer: Netflix Special Pokes Fun At Quibi

Monarcas, científicxs, periodistas, influencers y ciudadanxs (personificadxs por Hugh Grant, Samuel L. Jackson, Lisa Kudrow, Kumail Nanjiani, Joe Keery y Leslie Jones, entre otrxs) son invitadxs a exponer su opinión sobre los hechos ocurridos desde enero hasta el día de la fecha. Quizás en ese juego irónico entre ficción y realidad, en el que se superpone material audiovisual fáctico y montado, radica el atractivo de este especial, desbordado de humor ácido y con sabor a poco, teniendo en cuenta la magnitud de lo ocurrido y los trabajos previos de sus directorxs y productorxs. Un proyecto víctima de su propio inspirador.

A modo de placebo para lxs seguidorxs de Black Mirror, bajo la creencia de que ya habían tenido mucho para lidiar en su realidad cotidiana durante estos 365 días, Death to 2020 fue estrenado por fuera del multiverso de la serie distópica, que postergó el lanzamiento de su sexta temporada para el 2021. Sin embargo, lo que no se tuvo en cuenta fue su alcance internacional, por fuera del país de origen de su productora y la disputa por el poder entre Trump y Biden que lxs mantuvo en vilo a lxs norteamericanxs -parte mayoritaria, pero no total de la audiencia.

¿Será acaso componente de la burla que forma parte del espíritu de lxs creadorxs que, sin dudas, han logrado una vez más incomodar al público, pero en esta oportunidad desde su centrismo norteamericano?

Ya lo decía Chaplin: a fin de cuentas, todo es un chiste.

Mirá el tráiler:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí